Atención al Cliente 943 322 252 informa@centromedicojaimecampos.com
NOTICIAS > Ácido Hialurónico
Ácido Hialurónico en donostia-san sebastián
23 Dic 15

Ácido Hialurónico

¿Nunca te has planteado qué puedes hacer por tu piel para mejorar su hidratación y que parezca más joven? El ácido hialurónico es nuestro gran aliado en la lucha contra la pérdida de volumen y las arrugas producidas por el paso del tiempo.

Uso estético del ácido hialurónico

Una de las primeras técnicas que desarrolló la Medicina Estética fue el relleno facial y, pasadas ya varias décadas, hemos asistido al uso de varios materiales de relleno, tanto permanentes como reabsorbibles. Actualmente, manejamos los rellenos más seguros y las técnicas más eficaces, por lo que hemos convertido el relleno facial en un arte que aporta grandes beneficios y satisfacciones, tanto para el médico como para el paciente.

El relleno facial con ácido hialurónico es una técnica ambulatoria. Esto significa que se realiza en consulta, sin cirugía, y es un procedimiento rápido y seguro. Generalmente se utiliza un anestésico local para garantizar el máximo bienestar del paciente. La recuperación es rápida y el paciente puede seguir con su vida social y laboral con total normalidad.

El ácido hialurónico como factor de hidratación cutánea uno de los tratamientos más agradecidos en Medicina Estética es la restauración de la piel, sin sufrir los cambios tan visibles que puede suponer un relleno, sino aportando a la dermis macromoléculas de ácido hialurónico de alta concentración, para conseguir una hidratación profunda.

Se ha comprobado en varios estudios científicos que la infiltración de ácido hialurónico en la dermis no sólo debe su efecto rejuvenecedor a su potencial hidratante y voluminizador, sino que también estimula la producción del colágeno perdido, mediante el "esponjamiento" de los fibroblastos (las células que se encargan de sintetizar el colágeno original). Por otra parte, también hemos observado que la infiltración de relleno de ácido hialurónico favorece la proliferación de los factores de crecimiento cutáneos (imprescindibles para regenerar los tejidos dañados) e inhibe una enzima implicada en la pérdida del colágeno, por lo que se ralentiza el proceso natural de envejecimiento.

Este doble efecto (de relleno y estimulante) explicaría por qué los beneficios del ácido hialurónico son acumulativos; es decir, se notan más pasado cierto tiempo desde que se ponen las inyecciones -entres seis meses y un año- y cuando se han realizado varias sesiones de tratamiento.

Doctor Jaime Campos Aguilera

LICENCIADO EN MEDICINA Y CIRUGÍA

Registro de publicidad sanitaria: RPS 188/16